Recetas de salsas para las ensaladas

Hacer distintos tipos de salsas que, apenas sin excepción, se podrán utilizar para aderezar y combinar con cualquier tipo de ensalada.
Salsa I
  • Cuatro Cucharas soperas de aceite
  • Dos Cucharas soperas de vinagre de frutas
  • Dos Cucharas soperas de agua
  • Una Cuchara sopera de mostaza
  • Media Cuchara de té de miel
  • Una Cuchara sopera de perejil picadito

Salsa II
  • Cuatro Cuchara sopera de aceite
  • Zumo de un limón
  • Tres o cuatro Cuchara sopera de agua
  • Una Cuchara de Té de miel

Salsa III
  • Un vaso de yogur
  • Una Cuchara de Té de rábanos picantes
  • Una Cuchara Sopera de hierbas picaditas
  • Un pepinillo ácido cortado a cuadritos
  • Tres Cucharas Soperas de aceite
  • Media Cuchara de Té de miel

Los restos de las salsas, si sobran, pueden guardarse dos o tres días en el frigorífico.
¡Si la salsa sale demasiado espesa, se puede luir con un poco de agua, nata o caldo vegetal!

Con un poco de imaginación, también puede preparar nuevas salsas, teniendo así nuevas oportunidades para variar las ensaladas. Hay infinidad de posibilidades y sabores con sólo echar distintas especias.