Los carbohidratos en la diabetes

¿Cuántos carbohidratos en la dieta?
Conocer la cantidad de carbohidratos que se ingieren en la dieta (incluyendo alimentos y aperitivos o snacks) es fundamental para las personas con diabetes. Es importante saber que los carbohidratos son el nutriente que más afecta a los niveles de glucosa postpandrial y que la cantidad y distribución de los carbohidratos pueden ayudar en el control metabólico.
Un poco de historia
El contenido de carbohidratos no es un concepto nuevo. Tan pronto como se descubrió la insulina en 1921, aparecieron referencias en la literatura que indicaban que el contenido en carbohidratos, se utilizaba en la planificación de la dieta de personas con diabetes en Estados Unidos y en Europa.
Los alimentos se clasificaron según la cantidad de hidratos de carbono que tenían; las frutas y verduras incluían varias categorías en función del porcentaje de carbohidratos.
Antes se calculaba el balance positivo y negativo de carbohidratos según la diferencia entre la ingesta total y la eliminación de glucosa por la orina. Más tarde se empleo la cantidad de glucosa ingerida en la dieta para determinar la dosis de insulina.
La primera lista de intercambio de alimentos se publicó en 1950 y se basaba en la agrupación de los alimentos con similar distribución de carbohidratos.
Las listas que han ido apareciendo en años sucesivos incluyen cambios en el sistema de intercambios para la planificación de dietas.
¿Por qué contar los carbohidratos?
Cuantificar los hidratos de carbono es esencial por dos razones. La primera por que existen evidencias científicas por las que se sabe que estos nutrientes son el principal factor que afecta al nivel de glucosa postpandrial. Por otra parte es conocido como los carbohidratos pasan a ser glucosa a las dos horas de ser consumidos y aparecen en la circulación sistémica a los 15 minutos.
Chuches de ositos sin gluten 100% naturales

En principio las recomendaciones sobre el consumo de hidratos de carbono, no diferenciaban los simples (azúcares y dulces) de los complejos (pasta, cereales, patatas…) ya que consideraban que todos daban lugar a glucosa y se restringió severamente su consumo general. Más tarde se diferenció entre los simples y los complejos, siendo los primeros los que había que vigilar más concienzudamente.
La experiencia demuestra como la posibilidad de cuantificar los hidratos de carbono ofrece alternativas para los diabéticos cansados y frustrados por unos planes alimentarios, unas dietas, complejas y monótonas. Tras la información y educación de las personas con diabetes se puede lograr que se inclinen por alimentos de carbohidratos más saludables, como frutas, vegetales, leche y cereales. Así mismo este método ayuda a controlar el consumo excesivo de energía y grasas.

En definitiva el método de cuantificación de carbohidratos beneficia al control del índice glucémico, al mantenimiento del peso corporal y a la satisfacción de las personas con diabetes y su calidad de vida.