La obesidad infantil

La obesidad en los más pequeños en el mundo, se podría decir que es una secuela de este gran problema que cada vez es mayor en nuestro planeta. Lo peor de todo es que cuando los padres o maestros son los que deberían educarlos y manejar su alimentación saludablemente son los primeros en darles un mal ejemplo alimenticio.
Por ejemplo solo en los EEUU la obesidad en niños ha crecido en forma alarmante, entre el 16 y 33% de adolecente son niños son obesos, aun sabiendo que esta enfermedad  en uno de los más fáciles de diagnosticar sin siquiera ser nutricionista o médico. Lo que realmente es difícil en este problema es su tratamiento.
No podríamos dejar de lado las victimas que cobra anualmente la obesidad tanto en los adultos como en nos niños asciende a 300.000  muertes. Y qué decir de los costos que se presumen podrían ser por lo menos 100 mil millones de dólares por año. Ahora bien los niños que no corrigen esto en la edad prematura están en grave peligro ya que de adultos sufrirán de obesidad crónica severa, a menos que transformen sus hábitos en ejercicios y buena alimentación.
Si tienes unos kilitos de más no significa que estés obeso. Esto sin embargo puede ser un indicador que puedes aumentar de peso rápidamente. Cuando los niños aumentan en su masa corporal al menos el 10% con respecto a su estatura y edad, esto considerado indudablemente como obesidad infantil. La obesidad en un niño puede comenzar entre las edades de 5 y 6 años. Pero ya puede ser obeso entre las edades de 10 y 13 años si no se ha tratado y con la posibilidad de convertirse en obeso con un 80%.
Los niños que tienen el problema de la obesidad necesitan visitar a un médico o pediatra para poder diagnosticar las causas del problema. La única manera de corregir esto tanto en niños como adultos es bajar el nivel de calorías consumidas y aumentar una rutina de ejercicios, para los niños se puede comenzar con algunas caminatas. 
“No dejemos que más niños sufran de la obesidad”