¿Debemos restringir el queso en las dietas para adelgazar?

Cuando iniciamos un régimen de adelgazamiento existen ciertos alimentos que pasan a estar categóricamente prohibidos, bien por su alto contenido en azúcares o grasas, o bien porque su aporte nutricional no compensa las calorías que introducen en la dieta.

El queso es un alimento cuyas calorías y grasas dependen en gran medida de su método de elaboración, por lo que unas variedades son más aconsejables que otras en las dietas de control de peso, no obstante, las múltiples cualidades beneficiosas que se le atribuyen a este alimento, también pueden resultar objeto de estudio para aconsejar o desaconsejar ciertas variedades en las dietas para perder peso.

El queso es muy rico en calcio y otros nutrientes esenciales y no presenta tantos problemas de intolerancia a la lactosa entres quienes padecen este problema, por lo que se convierte en un buen sustituto entre quienes pretenden conseguir dicho aporte de nutrientes mediante los lácteos, pero sin tomar la leche entera por las molestias ocasionadas.

Publicidad

La parte más perjudicial del queso en la dieta, es su alto aporte de grasa, aproximadamente un 25% de cada ración de 100 gramos de queso, lo cual es demasiado para las personas que están tratando de reducir su aporte calórico y haciendo deporte con el objeto de quemar grasas y reducir el exceso de peso.

La única variedad que aporta menos calorías y grasas de todos los quesos del mercado son los llamados queso de burgos, pues son ligeros y desgrasados, aportan todos los nutrientes y el calcio de las variedades más pesadas de quesos y son muy digeribles, ideal para tomarlos en el desayuno o la cena.

Los quesos light también son bajos en calorías, pero en la mayoría de casos están demasiado procesados como para que sus propiedades nutricionales compensen que los incluyamos en la dieta, por lo que teniendo en cuenta esta información, concluimos en desaconsejar los quesos en los regímenes de adelgazamiento a excepción del queso de burgos que podría tomarse moderadamente varias veces en semana sin que ello suponga un perjuicio en nuestra meta de alcanzar el peso ideal mediante una dieta sana y equilibrada.